El gliptodonte en el comedor.

Cuando era chico, me encantaba buscar en la playa de Palmira, restos de cacharros indígenas. Lo que siempre buscaba eran piedras de boleadoras, y nunca encontré ninguna, pero si había muchísimos restos de las vasijas que utilizaban para cocinar. Todas eran de barro cocido, y la mayoría eran lisas. Algunas tenían algún tipo de adorno, como marcas de las uñas formando líneas o también algun repliegue. Se ve que las charruas de esas tierras, eran bastante coquetas. Tengo una buena colección en la casa de mis padres.

Un día, encontré una con forma rara y mi padre me recomendó que fuéramos a la casa de don Lucas Roselli para mostrásela.

Don Lucas, era un señor viejito y con pinta de bueno, que sin salir de Palmira, hizo varios descubrimientos y clasificaba animales. Es el responsable que en un pueblo de solo 7.000 habitantes tenga un Museo Arqueológico Paleontológico que es nombrado en algunas publicaciones internacionales.

La experiencia de haber entrado a la casa de Don Lucas (como lo conocía todo el pueblo), es algo que no voy a olvidar. La casa era un museo lleno de tesoros. Tenia huesos de todos los tamaños y también muchas, muchas piedras. En la ultima epoca estudiaba mucho tambien a los insectos.

Lo que mas me llamo la atención fue una cosa que ocupaba toda la mesa central y que en ese momento lo mantenía entretenido. Como quien arma un puzzle de 50.000 piezas (sin los bordes y sin modelo para copiar), el estaba armando la caparazón de un Gliptodonte (es un vicho que parece la cruza de una tortuga, un tatú-mulita y un rinoceronte), que habían encontrado en una excavación no lejos de ahi . Después que hacía meses que estaba trabajando en esos restos fósiles. Tenia una cantidad de piezas hexagonales, todas de diferentes tamaños que tenia que ir juntando para armar la caparazón. Para mi que en ese momento era un niño, era un lugar espectacular para quedarme todo el día.


Don Lucas, también fue el que nombró varias "cosas" (no sabria clasificarlas diferente), con nombres como ichnogenus Rebuffoichnus Roselli, Palmirachnus, Rosellichnus, Monesichnus,

Yo guardo varias de los nidos como el de la imagen. A lo mejor dentro de unos años, se valorizan.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Sordo

Paleta de colores en GeneXus