"Que pamento!. No dejan tirar con nada!" (Trinquete)

Ésta es una anécdota palmirense, de hace unos años.

Dicen que el fútbol es pasión de multitudes. En Palmira, para que esta frase siguiera siendo válida, tuvimos que adaptar la definición de multitud, a grupo mayor a 20 personas.

Existía una Liga Palmirense de Futbol, que organizaba campeonatos entre los cuadros Higeritas (los de cerca del rio), Polancos (los de mas arriba), Deportivo Juvenil (los de afuera), Peñarol de Palmira y Nacional de Palmira (del centro), Independiente y a veces Agraciada.

Ir a ver una etapa de fútbol en un "estadio" en Palmira, era una experiencia única. Generalmente los campeonatos eran en invierno, con mucho frío y lluvia. La cancha de futbol estaba alambrada y habia UNA fila de banco alrededor de la misma. La gente paga la entrada para y puede entrar caminando o con el auto, de forma que se estacionan todos los autos alrededor de la cancha y podes ver el partido calentito y tomando algun mate. Los mas fanáticos se sientan en los bancos y pueden insultar a los jueces de línea que estan a unos 25 centimetros de ellos.

Se acostumbraba llevar algo para comer y mate para tomar, pero también se podía comprar tortas fritas y mani. En aquella época habia 2 vendedores oficiales de "maní, calentito el maní": "El Poroto" y "Trinquete".

El Poroto , era morocho mas o menos de mi edad, que vendía mani en un lata de los de pintura de 20 litros. Le había hecho un doble fondo, donde ponía brasas y mantenía calentito el maní para la venta. El precio del tarro de mani que vendía, era muy negociable, así también como la cantidad de maní que el decidía entregarte una vez que le pagabas. Era una adelantado para la época, pues ahora que estan por autorizar en Montevideo el uso de tarjetas de credito a los vendedores ambulantes, el lucia una calcomanía de VISA, en el tarro de mani, lo cual hacia una imágen bastante bizarra. No recuerdo que nadie le comprara con tarjeta.

Trinquete, era su competidor. Era mucho mayor, argentino y segun recuerdo habia estado entreverado en algún lio de contrabando. Medía poco mas de metro y medio y tenia un fisico reforzado y una cara que daba miedo. En alguna época trabajo de pescador, pero después complementaba sus ingresos con la venta de maní. Copió tecnológicamente los avances del Poroto y también se apareció con un tarro con brasas.

En un partido de fútbol, Trinquete estaba de vendiendo maní en la cancha. Dentro de la misma el juez no estaba cobrando con total equidad y en un ataque de furia y ayudado tal vez con algún tintillo rebajado, le tiró al juez el tarro de los maníes por arriba del alambrado, con maní, brasas y todo.

Mientras la guardia policial (los dos policías que cuidaban el partido, digamos) se lo llevaba hacia la comisaría, el gritaba exaltado:
"Que pamento!, no dejan tirar con nada!."

Comentarios

  1. No se como es en Nueva Palmira ahora, en mi ciudad Colonia Valdense sigue siendo igual :-)(Debería comentarle al manicero sobre el metodo palmirense...... quizas así comeriamos maníes calentitos :S)

    ResponderEliminar
  2. Creo que vale la pena aclarar que el precio de las entradas se detalla de la siguiente manera:
    Caballero
    Dama/auto
    Menor
    Por tanto el precio de la entrada para una dama es el mismo que para el auto...
    Te olvidaste del Arapey Mendez (con su boina de salir) gritando arriba Higueritas y el partido Colorado!!!!

    ResponderEliminar
  3. Sigo tus comentarios tecnicos, y los comparto en su mayoria.

    Pero en este me emocionaste, tambien he compartido tardes de futbol, pero claro en este caso en Carmelo: Artigas, Uruguayo, Cerro, Nacional... y otros.
    Tambien mani, chocolates con banderitas, mate y torta frita, que aveces eran el motivo para ir el domingo a la cancha !!.

    Pero de Palmira, vieja ciudad contricante de Carmelo!!, recuerdo mas los clubes, por ir al "baile del millon" (millon de pesos viejos) el primer sabado de cada mes, que por las tardes de futbol.

    En fin, imagenes del tranquilo interior, que es bueno rescatar en estos foros tecnologicos.

    ResponderEliminar
  4. Esteban:
    Yo fui un año a la UTU en Carmelo (me encantaba la carpinteria!) y tambien hice quinto y sexto cientifico en esa ciudad, porque en Palmira no habia esa orientación.

    Alguna vez fui a la cancha en Carmelo, pero la experiencia no era la misma.

    Tengo varios recuerdos de enfrentamientos Palmira-Carmelo, por seleccion o por cuadros que fueron de antología.

    ResponderEliminar
  5. hola soy alvaro fernandez estoy en puebla y encontre esta pagina y esta historia. mipadre siempre decia esa frace y recien ahora me vengo a enterar de la historia. La verdad espero sigan poniendo anegdotas del futbol palmirense el cual jugue varios años es agraciada un abrazo chauuuuuuu

    ResponderEliminar
  6. hola soy alvaro fernandez jugue en agraciada y le verdad me gusto mucho la historia mi padre siempre decia esa frace y yo no sabia por recien ahora me vengo a enterar jajaja un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Alvaro:
    El futbol palmirense tiene muchas de estas anecdotas.. Daria para escribir un blog solo de eso...

    Lamentablemente no soy el mejor para contarlas, pero a medida que me acuerde de algunas, voy a hacer un esfuerzo por dejarlas registradas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

1) Lee el post
2) Poné tu opinión sobre el mismo.
Todos los comentarios serán leidos y la mayoría son publicados.

Entradas más populares de este blog

El Sordo

StackOverflow Documentation

Paleta de colores en GeneXus