Si el pampero la acaricia.


El jueves de la semana pasada (19 de Junio) fui a la fiestita que habia en el colegio de mi hija, pues juraba la bandera y a la escuela de los mas chicos, pues tenían que participar en un baile.

Esto me trajo algunos recuerdos nefastos de mi niñez y adolescencia, en la escuela de Palmira. Fui abanderado medio año de la bandera uruguaya y medio año de la de Artigas, pues habíamos empatado en notas con una compañera de clase. Esto fue siempre motivo de bromas de mis amigos.

No me gustaba ser abanderado porque:
  • Hay que ir a todos los actos
  • No se puede estar con todos los amigos
  • Lo peor de todos, hay que usar GUANTES BLANCOS, lo cual erra una vergüenza absoluta. Me parecía (y me sigue pareciendo) algo totalmente totalmente aborrecible.

En el liceo (educación secundaria) me toco de vuelta estar con las banderas (creo que era escolta por suerte). Cuando me enteré que me tocaba ser abanderado, hice el planteo a mis profesores, preguntando si podía renunciar a ese "privilegio". En esa época, Uruguay estaba en plena dictadura militar y me llevaron frente a la directora, para que explicara el motivo de tal planteo que fue considerado una afrenta. No me dieron ninguna posibilidad.

En fin, siempre me quedó un gran trauma y nunca volví a ponerme guantes blancos y espero no tener que volver a hacerlo.

Comentarios

  1. Hola Enrique! Yo estuve también en la fiestita del 19 y vi jurar la bandera a los chicos de 1ero de liceo.
    Todo normal, todo bien, hasta que mi hna, que estaba sentada al lado mío me dice: ¿vos escuchaste bien lo que dice la jura de la bandera?

    “¿Juráis honrar vuestra Patria, con la práctica constante de una vida digna, consagrada al ejercicio del bien para vosotros y vuestros semejantes; defender con sacrificio de vuestra vida, si fuere preciso, la Constitución y las leyes de la República, el honor y la integridad de la Nación y sus instituciones democráticas, todo lo cual simboliza esta Bandera?”

    Dos reflexiones: esta jura obviamente es de otra época, pero lo peor: estamos haciendo jurar esto a niños de 12 y 13 años?!

    ResponderEliminar
  2. Mayda:
    El juramento es anacronico y no tiene sentido para los niños.

    Me da la sensacion que para ellos, es mas realista la letra del Cuarteto de Nos (El primer oriental desertor.) que dice:

    "yo solo quiero vivir a mis anchas
    qué me importa que bandera haya en la Plaza Cagancha."

    De cualquier modo, todo esto me hizo acordar cuando tenia que llevar la bandera, con la cual no me sentia nada feliz.

    ResponderEliminar
  3. En la escuela me tocó ser 1º escolta de la bandera uruguaya. A mi me gustaba porque se podía ver todo desde otra óptica, normalmente las banderas estaban en un lugar más alto...

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Yo tambien fui abanderado un tiempo en 7mo grado de primaria y después renuncié a la bandera por los mismos motivos. En la escuela se armó un revuelo bárbaro!! También era época de dictadura y las maestras y directores no lo podían creer... me sometieron a una junta de presionadores profesionales pero no lo lograron, no llevé más la bandera.
    En fin, más divertido era estar con los compañeros.

    ResponderEliminar
  5. Roberto y German:
    Es un poco precupante que varios abanderados lean este blog.... :)

    ResponderEliminar
  6. Ser abanderado era lamentable.
    Tenias que ir a todos los actos, te tenias que poner esos guante ridiculos (en mi caso heredados y eran de nena), no estabas con tus amigos y estabas expuesto a que te vea todo el mundo.
    Pero el titulo del post me hizo acordar a una compañera de clase que era tan, pero tan fea que no la acariciaba ni el pampero, je.

    ResponderEliminar
  7. yo siempre me esmeré para no ser el mejor de mi clase y no sufrir la afrenta de ser el abanderado, pero no se lo cuenten a mi vieja, que siempre creyó que ponía mi mejor esfuerzo :-)
    Alejandro

    ResponderEliminar
  8. Para mi fue mas facil, ni que esforzarme tuve... xD.

    ResponderEliminar
  9. Bien, que identificado me siento, yo fui escolta en primaria, creo que fue el momento mas incomodo de mi vida, dos días después no me acuerdo bien que cagada nos mandamos un grupito de chicos, entre los que estábamos los dos escoltas hombres, nos dijeron de todo y entre los castigos varios que nos ganamos la directora sentencio
    -Nunca mas en esta escuela habrá un hombre en la bandera.
    Yo no sabía como esconder la sonrisa, que difícil que es poner cara triste cuando por dentro querés revolcarte de la alegría.
    En la secundaria un día nos llamaron a seis a la dirección y nos dijeron que necesitaban abanderados para un acto (alguno de los primeros del año) y que si bien no tenían hecho los promedios seguro iba a ser alguno de nosotros propusieron un sorteo, el cual rechace haciéndome el ofendido diciendo que yo no iba a ser abanderado por la lotería, si lo tenia que ser, seria por que lo merecía. Salí del salón refregándome las manos y sintiéndome una porquería de tipo. Al final el tiempo me dio la razón nunca me lo hubiese merecido

    Un abrazo a todos, Martín.

    ResponderEliminar
  10. Que curioso tambien estube en la escolta de la bandera en la primaria, era considerado un honor estar en la escolta, no recuerdo que fuera un problema en lo personal.

    Cuando nerd hay por estos lares. :-D

    ResponderEliminar
  11. Hola soy Adolfo tengo 16 años... estoy en 5to año de liceo y me acaban de designar como abanderado de la bandera de Artigas... para mi es un orgullo y NI ME DA PEREZA TENER QUE ESTAR YENDO A LOS ACTOS Y NI TENGO TAN POCO AMOR A MI PAIS COMO PARA RENUNCIAR A LA BANDERA... es lamentable que tratando de darles una distincion uds se la pasen por el orto... me calienta que haya gente que repudia la jura de la bandera y después le cantan el himno en el estadio con todo el amor... por favor lo que son es una manga de desagradecidos... no se conforman con nada... me da lastima tener q estar leyendo semejante cosa de mis compatriotas... son lamentables

    ResponderEliminar
  12. Adolfo:
    Tengo 42 años, y fui abanderado durante la dictadura. El ser abanderado en esa epoca, tenia un significado bastante distinto de lo que puede tener para vos, con tus 16 años.

    Tenes que usar guantes blancos?. Te obligan a cortarte el pelo para que no te toque el cuello de la camisa?. Te obligan a pararte derecho y te sancionan si no vas a uno de los actos?.

    Por suerte, muchas cosas han cambiado en estos años. No me sentía representado por la bandera, ni por el himno, aunque lo canté en el estadio.

    Posiblemente con el paso del tiempo puedas comprender algunas de las cosas que se comentan en el post.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

1) Lee el post
2) Poné tu opinión sobre el mismo.
Todos los comentarios serán leidos y la mayoría son publicados.

Entradas más populares de este blog

El Sordo

Paleta de colores en GeneXus